domingo, 25 de octubre de 2015

Salir del armario

miércoles, 1 de julio de 2009
Guión de un monólogo
Hola, muy buenas y cordiales noches, noches, señoritos y señoritas. Respetable público asistente, esta noche les voy a hablar de todas las personas de cosé pa calle, vamos, de vena traviesa. Ojo, que aunque un servidor, no sea de la acera de enfrente, no tengo nada en contra del que lo sea, no estoy en contra de nadie. Bueno, de casi nadie, pero eso es otra historia. Que cada uno haga con su cuerpo lo que le salga de… las uñas del pié.

Seguramente habrá esta noche aquí, en esta sala, algún o algunos hombres gay o algunas mujeres lesbianas, ¿no…? Pues eso, que no pasa na. Que el que lo sea, se lo tome todo con humor, hay que saber reírse de uno mismo y esta nochecita nada va con mala intención, eh…

En la actualidad, como cariñosamente se dice, están saliendo a puñaos. Cada día veo más gente fuera del armario, como que tienen ansiedad por salir. A lo mejor tienen claustrofobia. Hasta amigos tuyos que ni te lo imaginabas, han salido del armario y desde ese momento presumen de que su espalda huela a Varón Dandy. Claro, sobre todo ahora en veranito, con esa caló insoportable, dentro del ropero y con ese olor a Varón Dandy incrustado, no me extraña que salgan como salen en la cocina y de noche esas cucarachas buscando alguna miguita de argo.

Pero hasta ahí bien, yo respeto al maricón de toda la vida, aunque ya parece que es más cool decir gay. Hasta homosexual tampoco está muy bien visto, y mucho menos, parguela. Ahora se les llaman piompas. En cambio las mujeres, si prefieren que se les defina como lesbianas. Tortillera o bollera es muy basto para ellas. Para gustos los colores.


Pues como iba diciendo, yo respeto al berenjena, vamos, al gay, al piompa. Y nosotros los heterosexuales, les dejamos las puertas abiertas a todos los sitios. Pero ellos me parece que no.

Me explico. Esta noche pueden venir aquí a escuchar mi monólogo, que para eso hay que tener valor, el que quiera, sin discriminar a nadie por sus preferencias sexuales. Da igual que sea un macho ibérico, una ama de casa, una putilla, un rabino o una bollo. Da igual, en serio, da igual quién venga.


Ahora, si el monólogo es en un local de ambiente, solamente van a asistir gente de personalidad distraída. Al igual que hay bares de ambiente gay, hay revistas gay, saunas gay, sex-shop gay y cada día más cosas gay. Me parece fantástico, pero es únicamente para ellos. Cualquier homo o cualquier lesbi pueden comprar cualquier revista, ir al bar o restaurante que le de la gana. Nadie va a decirle que no. Bueno, pishita, si vas a la ópera en plan maricona maricona, posiblemente no entrarás.


Hasta tienen un día del orgullo gay. Que yo sepa, no hay ningún día del orgullo hetero. ¿Para que…? Si ya estáis aceptados por la sociedad, ya hasta os podéis casar y adoptar hijos, no tener, lo siento, miarma, pero la naturaleza es así, y por mucho que queráis, no se puede cambiar.


Que todavía hay gente que no acepta al que le huele la espalda a Varón Dandy. Bueno, yo era y soy del Barça y he vivido 18 añitos en Madrid, haciendo esquina con el Santiago Cuernabéu, digo Bernabéu, y no pasaba na. Había quién me aceptaba y quién no, aunque en Madrid la gente es muy respetuosa, prepotente, muy
prepotente, pero respetuosa. Aquí en Sevilla la gente, bueno los fachas, me siguen diciendo que con los catalinos no quieren nada. Eso no me pasaba, ni en la capital del reino. Además, volviendo a los fachas, a los putos fascistas, que si no piensas lo mismo que ellos, eres un puto rojo, un comunista o eres más socialista que Alfonso Guerra. Te preguntan de donde eres, si de derechas o de izquierdas. Yo siempre contesto lo mismo, la verdad verdadera: Soy del FC Barcelona. Y al que le pique que se rasque, ¡¡coño!!

Volviendo al mundo homo o lésbico, diré que hace poco se inauguró la primera peña barcelonista homosexual. Para que veáis lo que os respetamos los culés, y no le saquéis doble sentio a esto. A ver si ar finá, va a haber tontería.


Bueno, ya por hoy se acabó el monólogo sobre los gay y sobre las lesbianas. Yo os respeto muchísimo, aunque no lo comparta, porque me gustan mucho las mujeres, que le vamos a hacer... Eso sí, aunque os respete, a mi no me hecha el aliento en la nuca ni Blas. Gracias querido público. Gracias, gracias, y hasta la vista Babys.