domingo, 6 de septiembre de 2015

El móvil no es un altavoz

sábado, 14 de marzo de 2009
Guión de un monólogo
Hola hola, hola, cooorrrdialessss saludosss, todosss y a todasss, muy buenasss nochesss, nochesss, señoresss y señorasss, señoritosss y... señoritasss. Esto de hacerse el madrileñito, el Rajoy, con las eses finales, no va conmigo, así que, shavalitos y shavalitas, muy buenas noshe, noshe a todos, pishas y, por supuesto, como digo siempre, a todas, que no me olvido nunca nunquita de vosotras, eh...

Hoy en el monólogo, les voy a hablar de ese, cada vez más minúsculo aparato, que ya es totalmente imprescindible, en la vida diaria del ser humano. Hablo del puto teléfono móvil, llamado celular en otros continentes. En Carrefour, sigue siendo teléfono móvil. Que shiste más malito. Como digo, el puto móvil, es imprescindible en la vida diaria del ser humano, que como los animales, todavía no hablan, no reciben todavía ofertas de las compañías que todos sabemos, y cada vez, odiamos más.

Vamos al tajo ya. Por suerte, cada vez son menos las llamadas que nos interrumpen en el cine o en el teatro, más que nada, es porque como hay crisis, se tiene que prescindir de éste ocio. Vamos, que no vamos al cine, menos al teatro. De la opera, mejor ni hablar. Pero aún estamos lejos de respetar la etiqueta en el uso del teléfono móvil. Pienso yo, con la crisis que hay, ¿la cervecita es gratis, no? La Cruzcampo debe ser de patilla, pues lo bares siempre están llenos, aunque esto es otra historia...

El otro día leía en la prensa matutina, un estudio divulgado por Spinvox, una empresa especializada en servicios de conversación de voz a texto. En éste estudio, se pone en evidencia a quienes se salen de tono al revelar en una lista los diez comportamientos más molestos. Y es que el 82% de los encuestados, comentaron haberse sentido incomodados, al menos en alguna ocasión, por usuarios de teléfonos con hábitos fastidiosos y ruidosos en lugares púbicos, digo públicos. Que estaría yo pensando.


Pues el Top Ten de las diez molestias que más joden al viandante de turno con el puto móvil es el siguiente, del 10 al 1:
Comenzamos con el número 10, Los conversadores íntimos. Estos individuos, y no me doy por aludido, tienen la mala costumbre de hablar en los baños púbicos, digo públicos. Que estaría yo pensando nuevamente.
Con el número 9, Los despistaos. Estos individuos suelen caminar mientras revisan la agenda o contestan un sms y se chocan con el de enfrente, y esto es totalmente verídico. Vamos, lo digo, con conocimiento de causa, ome, po Dio...
Con el número 8, Los DJ. Estos gashos se ponen a elegir su tono de turno, en el mismísimo autobús o en el metro y encima a todo volumen. Esta encuesta se hizo en Madrid, porque aquí en Sevilla, andamos justitos de metro, porque yo creo que en el tranvía, no de da tiempo de bajarte ningún tono, ya que es un viaje sumamente corto. Yo al Metrocentro de Sevilla, le llamo cariñosamente el Tren de los escobazos.
Con el número 7, Los fans de los tonos. Estos individuos dejan sonar su puto móvil una y otra vez sin cogerlo o silenciarlo. Se tienen que enterar hasta Blas, que tono se ha bajado. Son personas que tienen exceso de protagonismo.
Con el número 6, Los que bloquean las colas. Estos individuos pagan por ejemplo en el supermercado o recogen sus cosas en la oficina colgados del aparato. Y si estás en la cola de algún ministerio con el puto y reputo funcionario (tocándose los cataplines) o funcionaria (igualmente, pero la shosha) de turno en la ventanilla y delante de ti, tienes a algún individuo de estos, la has cagao Burt Lancater.
Con el número 5, y en el ecuador o el ombligo del Top Ten, Los adictos a los sms. No se como lo hacen, pero estos individuos pueden hablar contigo y escribir al mismo tiempo. Normalmente son shavales y shavalas canis, sin la formación intelectual, que una persona normal, como un menda, se ve imposible leer de corrido un mensaje de esos.
Con el número 4, Los escandalosos. Estos individuos tienen el volumen de su puto móvil tan alto, que escuchamos a la otra persona. Y a mi que coño me importa saber, que a hecho esta mañana el interlocutor de turno, o con quién se ha tomado el café. Y si es la novieta, coño,
coño, y recoño, es muy desagradable oírla decir a la gashi, que pensado en él, tiene la pipa más húmeda que er chándal de los boquerones en vinagre...
Con el número 3, medalla de bronce, Los boca llena. Estos individuos son capaces de hablar y comer al mismo tiempo. Es muy desagradable. Pero ojo, estos vulgares y chabacanos personajes, practican el arte de conversar engullendo alimentos, aunque no tengan, ni teléfono móvil, ni pollas en adobo.
Ya con el número 2, medalla de plata, Los fardones de tonos. Aquí estos individuos nos obligan a compartir sus preferencias musicales, que la mayoría de las veces, es más cani que sus muertos. O te ponen la alarma de su puto móvil cada cinco minutos y ya tienes la puta musiquita, metida en la chorla todo el día.
Y para terminar, con el número 1, medalla de oro, Los gritones. Estos individuos, piensan que a todos nos interesan sus conversaciones más íntimas. Aunque a decir verdad, en éste mundo hay mucho cotilla suelto, demasiados, que busca saber de ti, lo más recóndito del mundo mundial.


Bueno shavalotes, ya se terminó el Top Ten movilístico, que seguramente todos los presentes, incluido yo, no asociemos con alguno, seguro. Queridos amiguetes, el pescao ya está vendio por hoy y la pescailla se muerde la cola. id empezando ya a cenar, que se enfría la sopita de sobre Sopistan. Buenas noches noches. Gracias, gracias, gracias. Hasta la próxima, Chao.