sábado, 18 de abril de 2015

Las fiestas de pueblo tienen que reciclarse

sábado, 23 de diciembre de 2006
Guión de un monólogo
Hey, muy requetebuenas noches, noches, señores y señoritas. Buenas noches otra vez a to er mundo. Saludados todos y todas las presentes en la sala, comenzamos el monólogo de hoy. Bueno, ¿qué tal gente güena, gente cordial, gente amable? Voy a marcharme al extrarradio de cualquier ciudad española, porque tampoco vamos a meter en el monólogo al mundo mundial.

Yo antes, cuando era joven, hablamos del siglo pasao, era un asiduo en estos saraos. Bueno, como todos sabéis hay unos días en todos los pueblos de España, donde se puede hacer lo que se quiera, son las fiestas patronales. ¡ESO ES PUTA LA BOMBA!
 
Es que con el pretexto de ¡estamos de fiesta, pisha! se puede hacer lo que quieras, lo que te salga de los cohone, vamos, como tirar una cabra por el campanario, arrancarle el pescuezo a un pollo, le ponemos al torito bengalas en los pitones... y si tiras un petardo dentro del confesionario y explota y le quemas el pelo a una beata... ¡NO IMPORTA! ¡ESTAMOS DE FIESTA!

Lo importante de las fiestas de pueblo es comer. Un buen mozo que se precie, debe comer su peso tres veces al día. Sí, sí, además sin medida y de cualquier forma: chorizos con magras, con chocolate con churros de postre, paellas con calderetas, con atasca burras, con zarajos... menos mal que luego para rebajar se bebe... se bebe lo que sea... además tenemos un sistema tradicional para enseñarles a los nuevos mozos los riesgos que conlleva la bebida... nosotros allá en el pueblo, poníamos entonces unos botijos llenos de aguardiente en medio de la plaza y ¡nos echamos unas risas viendo a los mozos que tiene que llegar a los botijos para beber y además esquivar toros de 500 Kg. Hombre, todos los años pillan a alguien pero si es que, ¡ESTAMOS DE FIESTA! ¡NO PASA NA!


Ya con la caraja encima, casi al amanecer, los veteranos pillamos por sorpresa a todos los nuevos mozos, y directos al pilón, a bautizarlos de la manera más basta y cutre posible. Pero claro, ya lo he dicho muchas veces, ¡ESTAMOS DE FIESTA! ¡NO PASA NA DE NA!

Lo más bonito de la fiestas es el pregón, ¡eso si que es bonito, coño!, porque si además, llevan a un forastero famoso, vamos, a un friki, de nivel eso sí: el padre papeles, digo APELES, ENRIQUE DEL POZO, CRISTINA TÁRREGA o la BRUJA LOLA.. Y los reciben las autoridades del pueblo, eso raya el frikismo absoluto. Y que me decís de la reina de las fiestas. La reina de las fiestas con su madre, las damas de honor con sus madres, los de la banda de música con sus madres, el enteraillo de turno con su puta madre... ¡¡¡Vamos, todas las madres del pueblo!!!


Y luego suben al pregonero al balcón y le dicen: ¡tú di lo que quieras, figura! Eso sí, habla bien del pueblo y de la virgen.... Porque los pregoneros tienen un truco, que me los conozco yo... QUE SE SABE EL NOMBRE DEL PATRÓN DE LAS FIESTAS, y si ven que la cosa decae dice: ¡VIVA SAN MENDRUGO! Y se los guarda a todos en el bolsillo, así de sencillo...


A partir de ahí, sale la banda municipal y venga a tocar y tocar hasta que se acaban las fiestas... Da igual lo que toquen, el caso es que esté cargado de bombo y una partitura a piñón fijo...


Además, es que cada año, cogen una canción y la machacan a saco. Paquito el chocolatero es la canción fetiche de todas las fiestas pueblerinas españolas. Eso sí, cuando la tocan, la gente tiene ya litros de alcohol en sus venas. Unas fiestas de pueblo, sin Paquito el chocolatero, no son fiestas, ni son na. También, fiestas memorables han sido: la macarena, los pajaritos, la bomba de King África, el Koala con su corral. Incluso, aseguro haber escuchado 3500 veces en una misma noche el tractor amarillo... y luego, claro, te vas a la verbena y la gente quiere seguir escuchando el tractor amarillo, es que es normal. Y que pasa, que el grupo de música es un grupo moderno, entonces, claro, ellos están empeñados en tocar esta vida loca ¿pero que quieren? ¿provocar? ¿la están buscando? Y la encuentran:
-Oye tú, melenas, ven pa ca, tocáis ahora el tractor amarillo.
-Es que perdone usted, pishita mía, pero nosotros somos un grupo modelno, y tenemos un repertorio de canciones y ahora va la vida loca.
-Miarma, tú no has escuchao lo que te he dicho, ¿no? ¿No sabes que esto lo pagamos todos los del pueblo o qué? ¡¡¡TU TOCAS AHORA EL PUTO TRACTOR AMARILLO, COHONE!!!
-Es que es la quinta vez que la tocamos esta noche y vamos a seguir con nuestro repertorio porque somos un grupo modelno.
-Vamos a ver figura: ¡¡¡o tocas el puto tractor amarillo o te comes el tractor amarillo que tengo aparcao en la era!!! No lo repito más, porreta greñudo...

 
Si es que es normal... y luego la banda sigue tocando, hasta las tantas, termina la verbena... la banda ya está ahí preparada y sale toda la banda municipal con el bombo, y el putísimo tractor amarillo... (…)


Y UNA COSA, QUIZÁS, LA MÁS IMPORTANTE: ¡¡¡ESTOY HASTA LAS MISMÍSIMAS PELOTAS DEL TRACTOR AMARILLO Y SU PUTA RAZA CANINA!!!

 
Las fiestas patronales deben urgentemente reciclarse, esto ya es infumable, un poquito de por favor, ome por Dió. Y es puta verdad, eh...


Bueno, el pescao ya está vendio, muchas gracias amiguetes y hasta otro rato. Infinitas gracias...