domingo, 15 de marzo de 2015

Putas entrevistas de trabajo

jueves, 9 de diciembre de 2004
Guión de un monólogo
Hola, muy buenas noches, noches amigos y amigas. Buenas noches, noches a todos y a todas, sin excepción alguna. Es sábado, y mi preguntita es: Estáis todos y todas, preparados mentalmente para aguantarme un ratito, ¿verdad? ¿verdad que sí? Pues nada, vamos al lío.

El otro día fui a una entrevista de trabajo. Bueno no, fui a una entrevista y punto... Lo que ofrecían no era un empleo, sino trabajos forzosos... ¡¡Tequiyá!! Vamos, eso fue lo primero que pensé, pero claro, no lo dije, eh.
Resulta que buscaban a un profesional con mi perfil, más o menos... Por lo menos, yo voy con esa idea a cada entrevista de trabajo. Y eso que mi madre siempre me decía, que yo estaba mu canijo, pero que era resultón. Eran otros tiempos, ahora tengo mi pequeña tripilla, culpa de Cruzcampo, pero claro, quién se niega a un buen botellín fresquito, ¡nadie! Y no mintáis, nadie dice que no.

Bueno, volvamos al tema de hoy y no nos desviemos, que cuando aparece una rubia espumosa, pisha... Otra vez, prosigamos. Pues nada de eso, vamos, de lo que dije al principio del monólogo, que al de la entrevista no le gustó mi perfil... con tripilla Cruzcampo incluida... (...cada vez estoy más seguro que lo del perfil nada tiene que ver con la fisonomía...). El currí…culo vitae se lo meten por no se donde. Casi siempre van al archivo vertical, conocido vulgarmente como papelera.


Bueno eso, ...que al tío mi perfil no le gustaba. Mi perfil profesional, eh. No vayamos a confundir los términos. Aunque la verdad, el cabroncete, tenía pinta de no haber salio todavía del armario. Er despacho olía bastante a Varon Dandy, y lo digo por el aroma que desprendía la espalda del gachó. Y repito lo de todos los monólogos, yo no tengo na en contra, de los que sean de personalidad distraida, eh...


Bueno, volvemos a la entrevista de trabajo. Había, y hay, un problema: soy hombre, de 37 tacos, aunque no los aparento, eh, así que, si se consideraba un buen profesional de la entrevista y sin usar ninguna pregunta directa, tendría que averiguar algunas cosas tales cómo:


a) ¿Si tengo convalidado mi título de x?
     Claro que sí, si no pa que vengo, hostia.
b) ¿Si tengo experiencia de dos años como mínimo?
     De dos, y de diez.
c) ¿Si se trabajar en equipo?
     Tu que crees, pues claro que se trabajar en equipo. O tengo cara de insociable.
d) ¿Si tengo problemas para viajar?
     Con todos los gastos pagados, no. Es que hay que ser gilipollas, para rechazar eso.
e) ¿Si tengo carnet de conducir?
     Esto ya me puede. Pa que cojones necesito el carnet de conducir, si voy a estar todo el puto día sentado con el ordenador. Aunque lo tengo, eh.
f) ¿Si tengo coche?
     Ya sin comentarios.


Finalmente me dice, que bueno, que ya me han conocido y que ya me llamarán. Eso es de traducción fácil: Váyase usted a la puta calle. Y al final contratarán al enchufado de turno, al comepollas de toda la vida. Pero eso es otra historia. Habrá monólogo sobre eso, seguro.


Pero claro, volviendo a la patética entrevista de trabajo, detrás de mí, también para la entrevista, eh, hay una chica que parece que no sabe hacer la o con un canuto, pero está con un escote que quita er sentio, con una minifalda en pleno invierno. Coño, que si yo fuera el entrevistador, no dudaría a quién coger.


Y ya claro, la entrevista ya da un giro de 90 grados. Vamos de la noche al día, del blanco al negro, de Aznar a ZP. Las preguntas a la chica, ya son completamente distintas, como por ejemplo estas:


a) ¿Estásss soltera sin novio?
b) ¿Estásss soltera con novio?
c) ¿Estásss casada sin hijosss?
d) ¿Estásss casada con hijosss?


Ya no hay más preguntas, sólo a, b, c, d. Conmigo llegaron hasta la f, y preguntas más cabronas. Bueno, volvemos a la chica en cuestión. Le dice, que si está soltera y sin novio y encima no tiene ningún cabesón por ahí, el trabajo es suyo. No importa su experiencia profesional. Aclaro, cabezón es hijo, pero yo lo llamo así, cariñosamente.


Esto es así, chicas. Por ser mujeres, nos ganáis a los tíos en todas las entrevistas. A no ser que tengas el Máster de tabladilla o estés recomendao por Sardá. Esto es así.


Volvemos al lugar del crimen, a mi entrevista. Así fue y así se la voy a contar a ustedes. Na más entrar le estrecho la mano y me invita a sentarme. Entonces comienza a hablarme con unos tintes prepotentes:


- Vamosss a veeeer... señorrr Benítezzz... ¿cómo prefiere que le llame?
- Jorge está bien, y tutéeme, por favor.
- Si... ya... puesss como le iba diciendo, queremosss ofrecerle, un puesto de equisss, para las empresasss de nuestra organización. Esss un trabajo muy especialll.... ¿cómo le diría yo?... permítame elll símilll, ...como si se tratara, cuasi de un vínculo conyugalll... bueno... ya sabe a que me refiero, ¿verdaaad?
- Si, claro, quiere una diferenciación del servicio, no sólo en la calidad y rapidez que yo le de, sino ofreciéndome también un trabajo pagado con un sobre debajo de la mesa, ¿no es así?
- Si, bueno..., eso esss... Se le nota inteligente... También tengo que decirle, que para essste trabajo se exige una dedicación exclusiva, completa... espero que su pareja lo entienda, jajaja.
- Bueno, en eso no hay problema, a las cucarachas que viven en mi casa, no creo que les importe mucho.
- En el caso que tenga personasss a su cargo... sabrá usteddd, que ha de desplazarse al menosss, una vez a la semana, a verrr a clientesss porrr Andalucía.
- Si, ya lo leí en la oferta... Vamos, yo pensé pa mis adentros, de coger el AVE e ir a Madrid, o el avión pa Barcelona, na de na. Lo más lejos que iría, sería a Almería. Ma salió hasta rima y todo.


Bueno, a estas alturas, ya no sabía yo, si me estaba ofreciendo un puesto en una Organización Empresarial o un papel con Rocco Siffredi en Mis Gatitas Calientes.

 
El caso es que el pobre hombre, se estaba haciendo la picha un lío y entre que a mi, a estas alturas de la entrevista, el trabajo no me interesaba en absoluto (mucho más interesante me parecía lo de Rocco y sus felinas) ...y que además él, se había propuesto, fuese como fuese, conocer mi forma de pensar, en las ya archiconocidas preguntas de la a a la f. Después me dijo que ya me llamarían y punto pelota. ¡Adiós y buenas tardes!


Pa las entrevistas de trabajo, lo mejor es llevar un look tipo hermanos Matamoros, que así te haces respetar una jartá, pishitas, aunque no tengas ninguna credibilidad. Pero ya pareces, un mafioso que ya ha tomao mucha sopa, y no aguanta pamplinas de ningún tipo. He dicho pamplinas, no papelinas, eh... Que no tengo un pelo de tonto, vamos.


Bueno público expectante, el pescao ya está vendio por hoy. Muchas gracias a todos y a todas por reíros algo, o por lo menos habéis sonreído, que os he visto, no me podéis engañar... Lo dicho, hasta la próxima, pecadores de la pradera...