lunes, 30 de marzo de 2015

La psicología de las mujeres

sábado, 28 de mayo de 2005
Guión de un monólogo
Hola, hola, hola. ¿Cómo están ustedes, respetable público? Muy buenas noches noches, a todos y a todas los afortunados de estar hoy aquí, escuchándome, un lujo, os lo digo yo... Gracias por ser tan sufridores o un poco masoquistas, ya que creo que no sois todos del Atleti de Madrid. Los béticos también sois sufridores, y bastante además. Ojo, ¡que yo no soy palangana, eh!

Bueno, vamos al lío, que el monólogo de hoy tiene pelotas, pero no de fútbol. ¿Se han fijado ustedes en que una tía nunca te dice?: Baja la basura. No, porque entonces no la bajarías. Lo que hace es decir: ¿Hemos bajado la basura ya...? Y entonces la bajas como un zombi. Tampoco te dice: Tienes que desatascar el lavabo... Ella deja caer: Deberíamos desatascar el lavabo... Y ahí vas tú, corriendo al bote sifónico, a sacar la melena del león de Ángel Cristo... ¡Y así lo dicen todo! Tenemos que sacar al perro; Tenemos que pintar el balcón. Lo que no entiendo es por qué no aplican esto a todo y dicen: Nos hemos meado fuera de la taza...

Yo me he preguntado siempre: Y las tías... ¿Dónde cohone aprenderán todas estas cosas? Pues ya lo he descubierto, en las revistas femeninas. ¿Ustedes han visto los consejos que dan en esas revistas? Parece que los ha escrito Pinochet: Aprende a ser mala; Como conseguir lo que quieras de tu pareja; Siete claves para que tu hombre pierda la cabeza. ¡Joder! ¡Tú tan tranquilo leyendo el As en el bar y ella aprendiendo a arrancarte la cabeza como un langostino! ¡¡Tequiyá!!
 
¡Es que señores, estamos mu amamonaos, pero que mu amamonaos! Mientras nosotros leemos inocentemente: Alavés 2, Numancia 0, ellas están leyendo: Siete consejos para seducir al novio de tu hermana. ¡Es que no hay color...! Por eso yo ahora, del As, sólo me leo la información del Barça y el resto de mi capacidad intelectual, la dedico a las revistas de mujeres. Ahí está, igualdad de condiciones.


Está claro, que esto es un complot para manejarnos y la prueba es que estas revistas están escritas en clave. Y si no, díganme qué coño quiere decir: No salgas de casa sin tus mules de strass con tacón chupete combinados con un denim de tweed. ¿Alguien entiende algo? ¿Mules de strass? ¿Tacón chupete? ¿Qué nos quieren hacer con un chupete por detrás? ¡¡¡Tequiyá!!!


Luego ellas dicen que son zapatos... Ya, ya, zapatos... Pero hay más. Abajo pone: Top de crepe con vivo en crudo. Que aquí ya te acojonas. Está claro que el vivo eres tú, y que te van a comer crudo en un crepe... ¡De puta madre...! Claro, ellas, para disimular, dicen que esto es moda... Sí, sí, moda... Entonces, ¿un jersey de lana?, ¿qué es? ¿El silencio de los corderos?


En este tipo de revistas, todo lleva la coletilla la pasión. Cocina para provocar la pasión; Depilación por láser para aumentar la pasión; y el mejor: Horóscopo... de la pasión, donde se leen cosas como: Virgo, si quieres seducir al novio de tu hermana, mírale como si se lo fueras a dar todo... y luego... no le des nada. ¡Hace falta ser retorcida...! Coño, Virgo, si le quieres hacer sufrir, ¡mándale un matón que le rompa las piernas, pero no le hagas eso! 


Está claro, que lo de chica calientapollas, no es una cosa instintiva que sale de ellas, natural, no, para nada, sino que ya viene explicado con detalle, en las revistas femeninas y, nosotros, con estos pelos, ¡Me cago en la leshe!...

¿Y los test? ¿Qué me dicen de los test? Que es muy fuerte, se pasan toda la revista enseñándoles a ligarse al novio de su hermana y luego les ponen un test titulado: ¿Eres buena gente? Claro, esto lo hacen para que no se sientan culpables, después de manipularnos. Pero también lo tienen controlado, porque este tipo de test ya lo puede hacer Margaret Thatcher, que siempre le saldrá que es más buena que Michael Landon en la Comunión de Heidi.
Primera pregunta del test: Si te encuentras con un anciano herido, ¿qué haces?:
A) ¿Lo llevas a un hospital e intentas reconfortarlo?
B) ¿Escupes en sus heridas y llamas a tus amigos para reíros de él?

Y luego dice: Si has elegido B, necesitas esforzarte un poco en tus relaciones con los demás. Ya... ¿y si te tiras al novio de tu hermana no? Manda huevos.

 
Estas revistas, actúan como un entrenador de fútbol, explicando la táctica para dominar absolutamente al contrario, sólo que utilizan lenguajes distintos. Un entrenador de fútbol diría: Venga, chavales, con dos cojones, salir ahí a coméroslo todo, que vosotros podéis, coño... 


Y en las revistas de mujeres lo que dicen es: Cómo hacerle una felación inolvidable; Cómo volverle loco en la cama. ¿Que cómo volvernos locos en la cama? Pues está claro, ¿no? ¡Haciéndonos una felación inolvidable! Visto lo visto, los hombres tenemos menos futuro, que una tetera sin asas. Así es que se imponen unas revistas masculinas que nos orienten, pero no como las que hay, que sólo tratan temas como: Cómprate una moto de agua; Cómo sacarle partido a tu agenda electrónica... Nada de eso, ¡lo que queremos son consultorios sentimentales, como el de la psicóloga Consuelo Herradora!

Que eso es pa verlo: Consuelo: soy una Piscis de veintitrés años, y estoy perdidamente enamorada de mi profesor de aeróbic. El problema es que me lleva veinte años, tiene pareja estable, es mormón, vive la mitad del año en Chipre, y es homosexual. ¿Qué puedo hacer? Esto se lo preguntas a un tío y te dice: ¿Que qué puedes hacer? Pues está claro, nada


Pero en estas revistas no... En estas revistas la patética psicóloga Consuelo Herradora, tiene respuestas para todo: Querida Piscis: aparentemente tu problema tiene una solución difícil, es verdad que su homosexualidad puede ser un obstáculo para vuestra relación... Pero no hay nada imposible para una chica Cosmo. Lo de la pareja estable lo puedes solucionar... haciéndole una felación inolvidable. Para hacerle olvidar sus creencias religiosas y esa afición de viajar a Chipre, te recomiendo... una felación inolvidable. Y para salvar el obstáculo de su homosexualidad... ya te imaginas lo que te voy a recomendar... En cualquier caso, si todo esto falla, lígate al novio de su hermana haciéndole una felación inolvidable. Te recuerdo que nuestro artículo Cosmo hacerle una felación inolvidable, apareció en nuestro especial de Navidad. ¡A por ellos Piscis!
 
Bueno chicas, no nos tratéis más como muñecos de peluche. Pecadores de la pradera, el pescao ya está vendio. Muchas gracias a todos y a todas. Hey, tú, sí, la rubita de bote, mi camerino es el 69, te espero allí, por lo de la felación inolvidable...