martes, 24 de febrero de 2015

¿Que horas son estas de salir?

sábado, 30 de octubre de 2004
Guión de un monólogo
Hola, muy buenas noches, noches a todos y a todas. Es sábado, ya he quedado para salir por la noche. A la 1:30 en casa de un amigo, y de ahí a una fiesta. Si mi madre, que en paz descanse, se enterara, a la 1:30, a esa hora llevaría ella tres horas ya dormidita. Y es que, reconozco, esas no son horas de salir, como diría ella, la juventud podríamos ponernos de acuerdo y salir antes, para que después no nos dieran las ocho de la mañana en la calle. Y por el calor que hace en Sevilla no es. Es que a las 22:30 hace la misma calor que a las dos de la mañana. Pero claro, a las 22:30 entras en un bar aquí en Sevilla y te dan la escoba para que vayas barriendo y poniendo en orden las mesas, mientras llega el personal.

En verano fui un día a una terraza por la zona de la expo, vamos, de La Cartuja, no digo cual es, para no dar publicidad gratuita, eh... Bueno, pues llegué a la una, yo creo que es una hora muy propia para llegar a cualquier sitio con ambiente. Bueno, no nos confundamos, que aquí en Sevilla me he dado cuenta, que los sitios con ambiente son un poquillo para gente de personalidad distraída. A lo que iba, llegué a la terracita y no había nadie, le pregunté a una camarera, por supuesto, la más cañón: Oye, esto a que hora se ambienta. Ella, sonriente, como es su obligación, me contestó: sobre las 4 o 4:30 más o menos. ¡¡coño!!

Lo que no entiendo es lo que hace la gente hasta que llega esa hora. Seguro que todos hacen lo mismo que yo, hacer tiempo, para no llegar a los sitios antes que nadie, así que, como diría mi santa madre, la idea de ponernos de acuerdo no sería tan descabellada, porque va a llegar un momento que le vamos a dar la vuelta al reloj, saldremos al alba, a eso de las 6:30 de la mañana, pa recogernos a las tres de la tarde, y en Sevilla, a esa hora, hace una jartá de caló. Estoy hablando del veranito, eh... Haber si nos vamos a confundir ahora.

Ya puestos, voy a centrarme en esa época estival del año, el verano. El problema es que llegas al pub, a un bar, a una tabernita, a una disco terraza, a un chiringo o lo que sea, a las cuatro de la madrugada. Si tienes suerte, tardas sólo media hora en pedir una copa. Si eres tía y estas wenorri sólo tardarás unos quince minutitos en pedir un refrigerio. Pero claro, yo hablo de mi, y me parece que soy un tío, con todas las de la ley, eh... No nos confundamos otra vez.


Como yo soy muy observador, me he percatado que para las tías, lo de estar wenorri es bien importante, porque es mucho más fácil abrirse paso entre la gente, principalmente entre los tíos. El caso es que es fácil ver a una guapa abriéndose paso y detrás una fila de simpáticas, es decir, feuchas, aprovechándose del surco dejado por la bella.


Hablemos ahora de la música. Que bonita es la música, eh... ...si señor. Pero como topes con un disc jockey que sea fan de OT, de Operación Triunfo, ya te puedes tomar rápido el pelotazo e irte a otro sitio. Lo malo es que los disc jockey, parecen que están clonados. Todos son fans de OT en verano. Mirando el lado positivo, nos habremos quitado de un plumazo al gran Georgie Dann. Aunque seguro que para el verano próximo saca un nuevo boom, segurísimo.


Después viene el pipí, las ganas de orinar, o de desaguar, hablando finamente. Hay que ser siempre, políticamente correcto. Cuando estás en casa, te puedes pegar horas y horas sin ir al baño, pero a los dos minutos de entrar en la disco, te entran unas ganas, que no veas, parece que te lo vas a hacer encima. En mi caso, siempre creo que tengo cistitis. Así que, otros treinta minutos en la cola del baño, con su correspondiente cubatita en la mano.


El caso es que, resumiendo el tema tratado hoy, como sigamos en ese plan estaremos todos desayunando, con toda la normalidad del mundo mundial, antes de acostarnos. Y eso es bueno una vez, miarma, dos veces, tres veces, hasta cuatro, si insistes, cinco, pero no siempre, como norma habitual.


Tendré que proponer a mis superiores, que contemos los monólogos a las siete u ocho de la mañana. Seguro que muchos de nosotros, tendríamos que empalmar con la actuación, por no decir todos.


Bueno, gracias, tenquiun very mach, y hasta pronto, pecadores.